Siglo XXI, era de la educación y aprendizaje. ¿Estamos en marcha?

Jul 23, 2019 by Congreso Trainers for the Future in  Trabajar Como Formador
Debate

¿Nos estamos adaptando los formadores a los requerimientos de la actualidad?

Este debate celebrado en la edición de 2018 de Trainers for the Future fue moderado por Lucía López Pérez, miembro de Forgaltalent. Esta apasionada de las personas está empeñada en que se trabaje el estímulo de la formación. Por ello, empezó agradeciendo su participación a los miembros del debate por representar a la parte de la empresa y la consultoría de formación, mostrando así una cara todavía no vista en el Congreso.

Los participantes del debate fueron: David Veiga Moares, director de Recursos Humanos del Grupo Puentes; Begoña Martínez Díaz, miembro de Finsa desde hace veinte años; Isabel Vázquez Rodríguez, directora de Adecco Training en la zona Noroeste; y David López Fernández, responsable de coordinación de proyectos y logística internacional de Inusual

El paradigma formativo

Para dar comienzo al debate, la moderadora quiso apuntar algunas cuestiones a tratar:

  1. El sistema social, educativo y cultural está cambiando, no nos podemos quedar parados.
  2. El aprendizaje  es continuo y la responsabilidad es de cada individuo.
  3. El aprendizaje es de por vida.
  4. Un adulto tiene hasta siete profesiones en su vida. 
  5. ¿Problemas para captar talento? 
  6. ¿Qué estrategias se utilizan para captarlo?
  7. Hay nuevas competencias que se están entrenando y otras que están surgiendo: aparecen nuevas profesiones y, por lo tanto, nuevas necesidades formativas.

El primer tema sobre el que debatieron los participantes trató sobre el entorno digital: la tecnología, la deslocalización de trabajadores, el aprendizaje colaborativo y las redes sociales. ¿En qué medida afecta todo esto a los factores del entorno de la formación y cómo lo enfoca la empresa?

Aspectos más valorados en la formación

El segundo tema tratado fue sobre los aspectos que más marcan a los alumnos tras una formación impartida por sus correspondientes organizaciones. ¿Qué es lo que más valora la empresa a la hora de impactar en un curso de formación cuando se pone en marcha?  

Una de las ideas que comentadas a raíz de este debate fue la necesidad de responder a las exigencias específicas de cada persona. 

David Veiga insistió en la importancia de la formación a la hora de seleccionar candidatos y también en la dificultad de encontrar docentes para algunas formaciones. Ambos puntos son vistos en la realidad diaria, en la selección de personal para clientes, cuando es el empresario quien busca candidatos ‘domados’, como siendo los aspirantes quienes indagan ofertas de empleo en las que se ofrezca plan de carrera junto con un salario digno; pero también en la selección de formadores para distintos proyectos.

David López puso como ejemplo la realidad de su empresa, ya que la formación es, para ellos, una inversión de futuro y en su caso realizan mucha formación, incluso deseando más.

Otra de las cuestiones consideradas fue si realmente las empresas dan importancia a la formación en habilidades. Fue Isabel quien respondió a esta pregunta alegando que, efectivamente, es importante porque la formación técnica se presupone y la práctica se desarrolla dentro de la empresa con más o menos dificultad en la adaptación. Lo que importa ahora es una formación más transversal, la formación en habilidades: comunicación, asertividad, motivación, empatía, etc., todo lo que no se estudia en la universidad. 

¿Quién necesita a los formadores?

Begoña Martínez puso algunos ejemplos de casos de éxito recientes de formación en su organización. Habló de un curso de gamificación, con vídeos, inscripción libre sin filtro y a través de un portal de empleo, lo cual resultó todo un éxito.

Al final, tanto las empresas, como consultoras e incluso propios alumnos, buscan formadores que se preocupen por formarse y aportar a toda la sociedad, que no solo se orienten a la formación para desempleados.

Hay más personas que también les necesitan, todos aquellos que quieren formarse, aprender, reciclarse y que deben estar al día para dar los mejor de ellos mismos.

Lucía López Perez

Lucía López Pérez

Directora de personas y consultora estratégica de empresa en ForgalTalent

Directora de Personas y Consultora Experta en Recursos Humanos

View profile

Desconferencia

Desconferencia

Ago 16, 2019

Una desconferencia es una charla o conferencia de espacio abierto en la que los propios asistentes participan activamente.

En este caso, la desconferencia que se vivió en el congreso fue adaptada a las necesidades del mismo, por lo que se eligió a cuatro personas del público para formar parte de este proceso como representación del público en general.

Para romper el hielo, Gustavo Marcos (actuando como moderador-facilitador) hizo una reflexión basada en el libro El Elemento, de Ken Robinson, el cual dice que un ser humano se encuentra en su elemento si se dan las dos siguientes circunstancias:

  • Está haciendo lo que más le gusta.
  • Está haciendo lo que mejor se le da.

Con ello, el moderador trasmitió a los asistentes que, en su condición de formadores, deben ayudar al alumnado a que piensen y encuentren su propio ‘elemento’ en la vida, dado que –según el autor- no son muchas las personas que lo han logrado.

Otros temas que se trataron en esta desconferencia, que tenía el cometido de poner el broche final a las dos jornadas, fueron:

  • La formación abordada desde la perspectiva de género (una de las participantes se dedicaba a esto especialmente);
  • La importancia de encontrarse cómodo y positivo en el ámbito laboral;
  • La disrrupción como forma de dar clase;
  • Los problemas de remuneración.

Esta desconferencia fue muy distendida y propició un fin de jornada calmado como cierre de Trainers for the Future 2018.

Gustavo Marcos
Gustavo Marcos Cancelas
Profesor de Innovación y Emprendimiento

El Rol del Formador: retos y oportunidades

Jun 27, 2019

Ya queda menos para que dé comienza la tercera edición de Trainers to the Future, pero antes queremos compartir contenido interesante sobre el anterior congreso. ¿No pudiste asistir? ¿Te gustaría rememorar la información? ¡Pues aquí lo ponemos a tu disposición!

José Manuel Giménez Pemán, Responsable de relaciones institucionales en la fundación para la formación en el empleo (FUNDAE), inauguró las conferencias de Trainers to the Future con una anécdota personal en la que se tuvo que enfrentar a un reto causado por un imprevisto. De esto mismo trata su conferencia: cómo podemos salir airosos de los retos que afrontamos y cómo aprendemos a aprovechar las oportunidades que se nos aparecen delante. Habló también de la necesidad de FUNDAE de estar allí donde los formadores y profesionales de la formación estén para conocer sus necesidades, inquietudes y preocupaciones.

Una cuestión que preocupa es lo que va a pasar en la sociedad con la llegada de la revolución digital. Se sabe que va a afectar a los procesos de aprendizaje, por lo que José Manuel nos proporcionó el concepto de “aprendizaje en red”. También destacó la importancia, ya antes comentada por Juan Diego, de estar presentes en la comunidad y empezar a crear nuestra propia red de contactos. 

El formador como eslabón en la cadena de la formación

Con una cadena como paralelismo del proceso de aprendizaje, quiso encontrar cuál era el eslabón de la misma, siendo el formador: el más importante, si falla ese eslabón, no hay formación; si fracasa el formador, el resto de aspectos se vienen abajo. El formador tiene que adaptarse a la cadena, a veces tiene que recolocarlos de otra forma para que la cadena funcione, tiene que darle importancia a cada eslabón como parte de la cadena.

Durante la ponencia, José decidió traer a cuento el relato de “El camello encadenado” para ilustrar lo que quería decir de una forma más metafórica y gráfica.

El relato habla de una caravana que iba por el desierto y, llegada la noche, decidió parar a descansar. El encargado de atar a los camellos para que no se escaparan se dio cuenta de que tenía diecinueve cadenas para veinte camellos. Le comentó este problema al jefe de la caravana y este le respondió que primero atara a los diecinueve camellos para los que tenía cadenas y al último hiciera como si lo atase. El trabajador obedeció y, efectivamente, el camello seguía allí. Cuando desató a los camellos para reiniciar la marcha, el número veinte no se movió. Se lo comentó al jefe y este le preguntó: “¿pero lo has desatado?”. El trabajador le dijo que no porque no tenía cadena y el jefe contestó que que hiciera como si lo desatara y quitara la cadena. El camello, finalmente, reanudó su marcha.

Para José Manuel este papel le recuerda a la misión de los formadores: desencadenar el aprendizaje, deshacer los posibles bloqueos. “Ser formador es asumir un rol de responsabilidad” 

¿Cuál es el papel del formador en la actualidad?

Siendo la primera parte de su conferencia más inspiradora, poniendo en valor el papel de los formadores en el proceso del aprendizaje y en un intento de darles la importancia que se merecen, la segunda mitad fue más una serie de datos sobre la formación y la formación para el empleo que sirvieron como contextualización de la situación actual y como base para empezar a hablar de cuáles son los problemas, qué se puede o tiene que mejorar y cómo conseguir llegar a esas mejores situaciones.

Una de las conclusiones más interesantes que sacó a la luz fue que “un buen formador siempre deja huella” y dejó claro que el buen formador sabe lo que sabe y lo que no sabe, actuando desde la honestidad y no desde la apariencia. Para terminar dejó abiertas algunas preguntas que quería hacerles a los formadores:

  • ¿Pueden los formadores hacer algo por cambiar el rol que desempeñan en la actualidad y que el sistema asigna o deben esperar a que otros lo hagan por ellos? Y si pueden, ¿qué hacer? 
  • ¿No se puede instrumentalizar algo que permitiera que los formadores brillaran más? 
  • ¿Qué pasaría si mañana la figura del formador ya no fuera necesaria? 

Durante la charla hubo tiempo para datos, anécdotas, comentar la situación actual y reflexionar sobre el papel de los formadores que, según contó de lo que pensaban sus hijos, es “saber llegar a las personas”. 

Jose Manuel Giménez Pemán
Jose Manuel Giménez Pemán
Responsable de Relaciones Institucionales en la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (FUNDAE)
Píldora Berta Candia Bouso

Liderazgo del docente en la transformación digital

Jul 04, 2019

¿Qué acciones debe llevar a cabo un formador para adaptarse al nuevo panorama de la transformación digital?

“Quiero que os sintáis como yo me siento”. De esta forma inició su intervención Berta Candia Bouso, auditora y gestora europea de calidad, dejando clara la posición y punto de vista que tomó para la preparación de la ponencia.

Berta, que además es coordinadora de Formantia, relató una experiencia en primera persona, al transmitir cómo sufrió ella la transformación digital. Impartía sus docencias de forma analógica hasta que un día tuvo que cambiar. Esto resultó duro, pues se vio dentro en un contexto en el que no era experta y los proyectos de formación no eran apoyados. Pero cabe destacar que ella creía en sus ideas y proyectos y fue esta propia confianza en las personas la que conformó la cultura de la empresa.

Talento y dedicación

Lo esencial fue establecer la idea de compatibilizar las necesidades de los formadores y las necesidades de los alumnos como eje más importante en el proceso de la formación. El talento de los profesores inspira el talento de los alumnos; los alumnos que ven profesores talentosos y con dedicación, participan.

La conclusión de Berta fue que los profesores y formadores online no van a ser reemplazados ni sustituidos por una máquina ni por contenido en línea. La capacidad que tiene el profesor de motivar al alumno, de despertar, estimular, desarrollar el talento, es única e irreemplazable.

Berta Candia Bouso
Berta Candia Bouso
Auditora y Gestora Europea de Calidad

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comment *